Esta historia comienza con un poco de impotencia. ¿Qué podemos hacer los hombres que queremos ser aliados de nuestras mujeres? ¿Cómo podemos comenzar a ser parte de la solución y ya no del problema? ¿Cómo podemos dejar de ser machistas y romper un poquito ese pacto silencioso según el cual los hombres no hablamos? Los hombres hablamos de fútbol, de política, de las guerras, de negocios, de conquistar el mundo. No hablamos (o hablamos poquito) de nuestros sentimientos, de nuestras emociones, de los retos que tenemos en casa. Nos cuesta incomodarnos. Puedes llegar a cumplir cuarenta años, y en estas cuatro décadas, es posible que nunca un hombre te haya dicho oye, Marco, eso que dijiste, eso que hiciste, es muy machista. Los hombres no hablamos. ¿Cuál es el espacio donde podemos luchar? Un día me pregunté esto en público:

Luego muchas personas se interesaron. Y los amigos Ana y Carlos de Escena Libre, pusieron su local para la primera charla, el 27 de junio, día de Mundial.

IMG_2970.JPG

La dibujante Daniela Zamalloa aportó con este afiche:

IMG_3062.JPG

Y ahora otros espacios está interesados en replicar esta conversación. ¿De qué hablamos? Compartimos. Escuchamos. Nos ponemos incómodos. Pero no nos vamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.